martes, 28 de agosto de 2012

¡BIENVENIDOS!


El periodo de adaptación es un proceso por el que pasamos niños, padres y maestras. Es en este proceso de mutuo aprendizaje, en el que debemos lograr una empatía con el niño para que se sienta a gusto con nosotras, de igual manera debemos conseguir el respeto de los padres, para que tengan la tranquilidad de confiarnos la educación de sus hijos, ya que serán finalmente ellos quienes decidan la permanencia del niño en la escuela.
En esta etapa muchos niños llegan por primera vez a las aulas y muchos otros regresan luego de un relajante periodo de vacaciones que en ocasiones son positivas pues les permite extrañar su escuela y llegar a ella con total entusiasmo pero en otros casos son negativas porque al no tener la constancia de la experiencia, el niño “retrocede” y es necesario que vuelva adaptarse a la rutina escolar.
El periodo de adaptación puede depender de la edad, pero sobretodo de las características particulares de cada niño. Por lo general, este periodo se lleva a cabo durante las primeras semanas, mientras que vamos conociendo a los niños y ellos van conociendo a las maestras, así como van aceptando la rutina escolar.
Por ese motivo, inicialmente los horarios son más cortos y las actividades son más lúdicas, se busca que el niño se sienta feliz con lo que hace, que conozca los ambientes de la escuela, que socialice con sus compañeros y crezca el vínculo con sus maestras. Más adelante, las horas se irán incrementando así como las actividades, hasta cumplir con el horario a cabalidad.

PAPIS: ¿CÓMO AYUDAR EN LA ADAPTACIÓN?

• Hacerlo sentir como un niño que está creciendo y que puede lograr muchas cosas.

• Motívelo a asistir regularmente y puntual, sin amenazas que perjudiquen su asistencia.

• Participe en las actividades y reuniones de la escuela, siempre hay algo nuevo que aprender.

• Evitar engreírlo o recompensarlo con juguetes o dulces, será mejor una muestra de afecto.

• Mantenga constante comunicación con la maestra.

• Proporcione a su hijo el material necesario para que pueda realizar sus trabajos en el hogar y la escuela.

• Valore lo poco o mucho que comparta su hijo sobre lo que hizo en la escuela.

• Invite a sus compañeros de aula a pasar tiempo en casa, le dará mayor confianza a su hijo.

• Enseñe a su hijo a compartir sus juguetes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada